Reflexología Podal, Reflexoterapia o Terapia Zonal.

La planta del pie y el pie en su conjunto, representa en forma esquemática la totalidad del cuerpo y sus órganos. Aplicando presión controlada sobre los puntos específicos de los pies y manos (áreas reflejas).

La presión ejercida en la Reflexología no es dolorosa, el paciente experimentará diversas sensaciones, y estas respuestas se utilizarán para determinar el origen de los desequilibrios responsables de los síntomas.

Presionando cuando estimulamos los puntos reflejos, la energía natural del cuerpo trabaja, el sistema nervioso, el sistema Linfático, los meridianos y otros mecanismos se limpian y desbloquean de manera refleja, ayudando a las zonas correspondientes a normalizar sus funciones.