Medicina Antroposófica

Dr. Florencio Herrero. Médico de medicina general de orientación antroposófica.

La Medicina Antroposófica ofrece una terapia basada en el estímulo y fortalecimiento de las propias defensas o fuerzas curativas del organismo humano. Este objetivo terapéutico puede lograrse con medicamentos naturales, homeopáticos, terapias complementarias y terapias artísticas. Su objetivo es un arte de curar individual e integral.

Terapia musical o musicoterapia

Klaus Esser, Musicoterapeuta y Profesor de música.

La terapia musical es una terapia activa que regula y estimula las fuerzas curativas del propio organismo. El trasfondo de este trabajo es el conocimiento antropológico de la Antroposofía.

Los ejercicios musicales ayudan a equilibrar los procesos anímicos de la persona. Mediante la repetición y la continuidad se adquiere una fortaleza interior. La vivencia de lo bello de la música mejora la autoestima y se convierte en una fuerza positiva en la vida. Una fuerza que ayuda a enfrentar y transformar las dificultades interiores y exteriores que se nos presentan. La parte creativa de la terapia nos permite expresar aquello que con palabras a veces nos cuesta exteriorizar. Los ejercicios musicales tienen un efecto liberado que nos enseña nuevos caminos y posibilidades de actuar. El mayor equilibrio en lo anímico actúa en el organismo estimulando y equilibrando las fuerzas autocurativas.

    Otros beneficios:
  • La música nos enseña a escuchar mejor al otro y a nosotros mismos.
  • Se aumenta nuestra capacidad social y de comunicación.
  • Se mejora la respiración.
  • Se aumenta la sensibilidad y la capacidad de concentración.
  • Es un camino de transformación consciente que busca la autonomía de la persona.
    Es indicada en casos de:
  • Nerviosidad y estrés.
  • Dificultades emocionales y de expresión.
  • Para acompañar y fortalecerse en momentos difíciles.
  • Problemas de autoestima.
  • Problemas de respiración.
  • Agotamiento.
  • Depresión.
  • Enfermedades de las vías respiratorias.
  • Enfermedades con un factor psicosomático.
  • Problemas de voz, afonías etc.